Students Save 30%! Learn & create with unlimited courses & creative assets Students Save 30%! Save Now
Advertisement
  1. Music & Audio
  2. Music
Music

Cómo es que la música mejora la salud mental

by
Length:MediumLanguages:

Spanish (Español) translation by Ana Paulina Figueroa Vazquez (you can also view the original English article)

Echando un vistazo al mundo de hoy, uno no puede evitar sentirse profundamente preocupado por las condiciones en las que nuestros jóvenes están creciendo.

Los avances logrados en ciencia, tecnología, medicina y artes se ven superados por la contaminación del entorno natural del que dependemos, la falta de progreso en la mejora de la calidad de vida básica y una incapacidad de resolver diferencias sin recurrir a la violencia.

Los jóvenes no solamente tienen que lidiar con los innumerables efectos de todos estos problemas, sino que, a medida que pasan más y más parte de su vida en Internet, están expuestos a problemas que los adultos de hoy en día nunca enfrentaron al crecer. Problemas tales como los delitos cibernéticos, el acoso cibernético, comentarios depravados y degradantes y videojuegos violentos.

No es de extrañar entonces que las enfermedades mentales entre los miembros más jóvenes de nuestra sociedad sean una gran preocupación. Agrega esto al estigma que todavía rodea a las enfermedades mentales y no es de extrañar que, lejos de obtener la ayuda que necesitan y merecen, los jóvenes se autodestruyen a través del suicidio, el abuso de sustancias y otros comportamientos autolesivos en números mayores cada año.

En honor del Día Mundial de la Salud Mental, con su tema de Jóvenes y Salud Mental en un Mundo Cambiante, en este artículo analizo las enfermedades mentales y la manera en la que la música ayuda a mejorar la salud mental y el bienestar, ya sea tuyo o de tu hijo.

Sad Girl
Foto de Envato Stock

La salud mental definida

Antes de analizar las enfermedades mentales, es importante comprender la salud mental.

El término salud mental hace referencia al bienestar psicológico general de una persona. Incluye la manera en la que nos sentimos acerca de nosotros mismos, de nuestra capacidad para manejar nuestras emociones y enfrentar los desafíos de la vida. Se trata de la calidad de nuestras relaciones con familiares, amigos, colegas de negocios y el mundo en general.

Uno puede tener buena salud mental o experimentar una salud mental deficiente, lo que es más comúnmente conocido como enfermedad mental.

Buena salud mental

La buena salud mental, de acuerdo a la Fundación para la Salud Mental, se refiere principalmente a la capacidad de una persona para "sentir, expresar y controlar una gama de emociones positivas y negativas, para formar y mantener buenas relaciones con otros y enfrentar y gestionar el cambio y la incertidumbre".

Es crítico mencionar que tener una buena salud mental no significa que nunca experimentarás tristeza, ansiedad, pánico o estrés. En vez de eso, las personas que poseen una buena salud mental tienen la capacidad de recuperarse de los desafíos que generan esas emociones de la misma manera en la que una persona físicamente saludable puede recuperarse de una enfermedad o lesión.

Esta habilidad de recuperarse, también conocida como resiliencia, permite a las personas con buena salud mental permanecer concentradas, flexibles y productivas en tiempos buenos y malos.

Sad Young Boy
Foto de Envato Stock

Enfermedad mental

Las enfermedades mentales adquieren muchas formas y afectan la manera en la que pensamos, nos sentimos y actuamos. De acuerdo a la Fundación para la Salud Mental, las enfermedades mentales tradicionalmente se dividen en grupos que tienen síntomas ya sea neuróticos o psicóticos.

El término neurótico cubre a aquellos síntomas que pueden ser considerados formas graves de experiencias emocionales normales, tales como depresión, ansiedad o pánico.

Los síntomas psicóticos interfieren con la percepción de la realidad de una persona y entre ellos pueden estar las alucinaciones, tales como ver, escuchar, oler o sentir cosas que nadie más puede.

A lo largo de los años ha existido un gran estigma asociado con las enfermedades mentales. Por esta razón las personas tienden a minimizar los síntomas o ignorarlos hasta que se vuelven un peligro para la vida.

Sin embargo, es importante comprender que las enfermedades mentales son una condición médica de la misma manera que lo son la diabetes, el cáncer o la hipertensión. Y, al igual que con cualquier otra enfermedad, pueden ser diagnosticadas y tratadas para que el paciente viva una vida plena.

El impacto de las enfermedades mentales en los jóvenes

La Organización Mudial de la Salud (OMS) estima que, en todo el mundo, entre el 10 y el 20% de los niños y adolescentes experimentan desórdenes mentales. Ellos dicen que "la mitad de todas las enfermedades mentales comienzan a la edad de 14 años y las tres cuartas partes a mediados de los 20 años", y que "si no se tratan, estas afecciones influyen gravemente en el desarrollo de los niños, en sus logros académicos y su potencial para vivir vidas plenas y productivas".

Estas estadísticas se vuelven aún más preocupantes cuando uno lee los datos estadísticos disponibles sobre autolesiones y abuso de sustancias entre los jóvenes en los países que registran dichos datos. Mas aún cuando se toma en cuenta que la OMS reporta al suicidio como la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes a nivel global.

Sad Muslim Girl
Foto de Envato Stock

Signos y síntomas de enfermedad mental

No se puede enfatizar lo suficiente el hecho de que, si tienes pensamientos suicidas, o un amigo o hijo expresa pensamientos o intenciones suicidas, o bien pensamientos de dañar a otros, entonces debes buscar ayuda médica inmediatamente.

Para otros casos en los que la necesidad de ayuda no es tan evidente, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría proporciona una lista de signos y síntomas de los que debes estar alerta.

Si tú, tu amigo o tu hijo están experimentando varios de ellos y están afectando la capacidad de estudiar, trabajar o relacionarse con otros, es importante darles seguimiento con un profesional en salud mental.

La intervención temprana a menudo minimiza o retrasa los síntomas, previene la hospitalización y mejora el pronóstico.

  • Cambios en el sueño o el apetito - Cambios dramáticos en el sueño y en el apetito o una disminución en el cuidado personal
  • Cambios en el estado de ánimo - Cambios de humor rápidos o dramáticos o sensaciones de depresión
  • Aislamiento - Reciente aislamiento social y pérdida del interés en actividades que previamente eran disfrutadas
  • Baja en el funcionamiento - Una baja en el funcionamiento inusual, en la escuela, el trabajo o en actividades sociales, tal como abandonar los deportes, fallar en la escuela o una dificultad para llevar a cabo tareas familiares
  • Problemas para pensar - Problemas con la concentración, la memoria o el habla y el pensamiento lógico que son difíciles de explicar
  • Incremento en la sensibilidad - Mayor sensibilidad a imágenes, sonidos, olores o tacto; la evasión de situaciones sobreestimulantes
  • Apatía - Falta de iniciativa o deseo de participar en cualquier actividad
  • Sentirse desconectado - Una vaga sensación de estar desconectado de uno mismo o de los alrededores; una sensación de irrealidad
  • Pensamiento ilógico - Creencias inusuales o exageradas sobre poderes personales para comprender significados o tener influencia sobre eventos; pensamiento ilógico o "mágico" típico de la infancia en un adulto
  • Nerviosismo - Miedo o desconfianza hacia los demás o una sensación fuerte de nerviosismo
  • Comportamiento inusual - Comportamiento peculiar, extraño y poco característico

Cómo es que la música mejora la salud mental de un niño

Boy with Guitar
Foto de Envato Stock

Primero debo aclarar que la música no sustituye la búsqueda de ayuda de un profesional en salud mental calificado si uno está experimentando los signos y síntomas asociados con enfermedades mentales que se describieron anteriormente.

Sin embargo, se ha documentado ampliamente que tanto escuchar como crear música puede tener efectos positivos en el estado de ánimo y, por lo tanto, en la salud mental.

De esta forma, incorporar música en la vida diaria puede ayudarte a tí o a tu hijo a relajarse y sentirse centrados, aumenta la eficiencia del procesamiento cerebral y eleva el estado de ánimo y la motivación.

Estas son cinco maneras en las que puedes incorporar música en tu propia vida o la de tu hijo.

1. El destierro de la soledad

La soledad es una parte inevitable de la vida humana, pero para los jóvenes a menudo puede sentirse como una confirmación de sus inutilidad y de que no hay nadie disponible en el momento para hacerles compañía.

La belleza de la música es que puede detener esos sentimientos de soledad y aislamiento al crear una sensación de conexión con el cantante y las experiencias y emociones expresadas en la canción.

Además, de acuerdo a un estudio discutido en Medical Daily, la terapia musical es un tratamiento eficiente y rentable para la depresión en niños y adolescentes.

2. Fomenta la relajación

La mayor parte de la música que los jóvenes escuchan quizá sea más agitante que relajante. Sin embargo, se ha establecido desde hace tiempo que la música puede actuar como una herramienta para el manejo del estrés y ayudar a la relajación.

Si tu hijo se siente agitado, ansioso o en pánico, pídele que se acueste en un sofá durante media hora y preséntale música clásica, New Age o instrumental tranquila.

Los beneficios serán la disminución del pulso y la frecuencia cardíaca, la reducción de la presión sanguínea y la disminución de los niveles de hormonas del estrés.

3. Mejora la concentración

Los problemas con la concentración o la hipersensibilidad al entorno son algunas de esas dificultades que pueden surgir junto con las enfermedades mentales, y otro de los muchos beneficios de la música en la salud mental es que ésta tiene la capacidad de mejorar tu concentración y ayudarte a enfocarte en ciertas tareas.

Encontrar la música adecuada puede ser un poco complicado, ya que todos tenemos gustos musicales diferentes, pero en general la música instrumental es mejor que la música con letras, ya que esta última puede distraer. Intenta con música clásica, trance instrumental, jazz, techno u otro tipo de sonidos instrumentales que se escuchen suavemente en el fondo.

4. Incrementa la motivación

Si tú o tu hijo tienen una tarea por hacer que parece demasiado abrumadora o indescriptiblemente aburrida, la música con un ritmo rápido puede tener un impacto significativo en la realización de la actividad.

Estudios en atletas han demostrado que la música más lenta en realidad los hace más lentos, tanto física como mentalmente, mientras que la música rápida tiene el efecto opuesto.

Así que comienza a tocar esa música acelerada.

5. Fomenta la autoexpresión

Finalmente, si un niño tiene problemas para expresar sus emociones, intenta acudir a la música para obtener ayuda. 

En vez de pasar horas de su tiempo consumiendo basura en Internet, anímalos a crear su propia música en la computadora.

Todo lo que necesitan es lo básico de una computadora y un programa como GarageBand para comenzar a crear su propia música y expresar en sonidos lo que aún no pueden hacer en palabras.

Conclusión

Como has podido ver en este artículo, las enfermedades mentales son un reto creciente para los jóvenes a lo largo del mundo, pero con más consciencia y apoyo podemos ayudarlos a conseguir la atención que merecen.

Para obtener más información sobre cómo puedes ayudar, visita el sitio web de la Federación Mundial para la Salud Mental.

Ayuda adicional

Para obtener una lista de organizaciones de apoyo, usa los siguientes recursos:

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.